CONTROL DE INTENSIDADES:
Los sistemas de control y regulación de alumbrado público permiten reducir significativamente los consumos energéticos de la ciudad. Permiten determinar en tiempo real el consumo, controlar el nivel de luz en una área determinada o punto a punto.


CONTROL DE CONSUMOS:
La gestión energética vía telegestión se puede trasladar a cualquier servicio: edificios e instalaciones municipales (piscinas, auditorios, bibliotecas...), contadores inteligentes, energías renovables, etc...